Oración para una madre fallecida

Tener presente siempre la oración para una madre fallecida puede ayudarnos a conseguir el consuelo que necesitamos en tan terrible momento.

El perder a una madre es uno de los dolores más fuertes que puede sentir un ser humano pues se está perdiendo al ser que le dio la vida, que le guió y acompañó en su crecimiento. Es una tristeza difícil de superar pero que con la ayuda espiritual que la oración supone, se puede llegar a pasar más ´rápido. 

Esta es una oración importante que, aunque pensemos o deseemos jamás necesitar, lo cierto es que no sabemos en qué momento sintamos la necesidad de hacer esta oración.

Por eso es que en la fe acatólica, existen oraciones detalladas y exactas a las que podemos recurrir sea cual sea la situación que estemos atravesando. 

¿Para qué es la oración para una madre fallecida?

Oración para una madre fallecida

Esta oración puede que tenga varios propósitos, uno de ellos es poder encontrar en medio de la oración, el consuelo que necesitamos, otro propósito y tal vez el que cobra mucha más fuerza es poder establecer alguna comunicación con esa otra dimensión, esto nos da la seguridad que ese ser tan dulce y amoroso como lo es una madre, está en lugares celestiales, descansando en paz y gozando de los beneficios de haber tenido una vida correcta delante de Dios. 

Otro propósito es poder agradecer la dicha de tener una madre y el pedir por su eterno descanso. Esto es importante porque es la manera de sentirnos en paz con nosotros mismos al saber que nuestras oraciones están haciendo que nuestro familiar encuentre la luz más allá de la muerte.  

1) Oraciones para una madre difunta cortas

«Señor Jesucristo, Hijo de Dios, que quisiste tener una madre en la tierra, la Virgen María; mira con ojos de compasión a tu sierva N…, a quien has llamado del seno de nuestra familia.

Y por intercesión de Santa María de Guadalupe, bendice el amor que siempre nos tuvo en la tierra, y haz, que desde el cielo, pueda seguir ayudándonos. Toma bajo tu protección misericordiosa a nosotros a quienes ella ha tenido que abandonar en la tierra. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. 

Amén.»

Por lo general, las oraciones para una madre difunta cortas son las más bellas.

En la actualidad tenemos muchos modelos de oración y, entre tantas opciones, están las oraciones cortas que son fáciles de memorizar y que podeos hacer en todo momento.

En las circunstancias de soledad, a veces, deseamos estar solos y pasar nuestros omentos para recordar a nuestro ser querido, en esos momentos es importante poder elevar una de estas oraciones que no requieren demasiado tiempo pero que sí pueden ayudarnos a superar la tristeza y a encontrar la paz y tranquilidad que sólo se puede conseguir al lado de Dios.  

2) Oración para una madre fallecida

«Oh Madre mía, quiero decir que
fuiste la guía y norte de mi vida,
gracias a ti estamos en este mundo,
gracias a ti que nos diste el ser,
gracias a ti que nos educaste,
gracias a ti somos lo que somos,
te fuiste, partiste al cielo,
cumpliste tu misión en la vida,
ayudaste al prójimo y al necesitado,
siempre atenta y pendiente de todo,
como olvidar tantas cosas bellas, tu voz, tu risa…
Hoy Padre mío, te pido
con mucha humildad, escucha mi oración
y esté atento a la voz de mis ruegos,
enséñale el camino a mi madre,
para que esté a tu lado Señor,
llévala a descansar al reino de los cielos.
Madre mía, una flor sobre su tumba se marchita
una lágrima sobre tu recuerdo se evapora
una oración por tu alma, la recibe Dios.
Brille para ella la luz perpetua, que descanse en paz.
Amén.»

¿Te gustó esta fuerte oración para una madre fallecida?

Las madres son seres llenos de dulzura y amor que siempre van a velar por el bienestar de sus hijos. Un ejemplo de madre ejemplar es la misma madre de nuestro Señor Jesucristo, un ser lleno del Espíritu Santo que supo amar y aceptar a su hijo.

Las madres constituyen parte importante de la vid de toda persona y cuando esta parte con el Dios creador deja un vacío que solo se llena a través de la oración que elevamos con la idea que ella misma está al lado de Dios cuidando de sus hijos. 

3) Oración a mi madre en el cielo

«Oh padre mío, único consuelo en los momentos eternos del dolor.
Lloramos tu ausencia, madre querida, en este momento de tristeza,

Tanto dolor, tanto sufrimiento, dejas un gran vacío en nuestro corazón,

Concédele Señor, el perdón de sus pecados, pasar por la puerta de la muerte,

Gozar de tu luz y la paz eterna.

Dios todopoderoso, ponemos en tus manos amorosas. A nuestra madre, que fue llamada en esta vida para hacerte compañía. Concédele el descanso eterno del alma en el paraíso. Madre mía, quiero decir que fuiste la guía y norte de mi fuerza,

Gracias a ti estamos en este mundo, gracias a ti que nos diste el ser,
Gracias a ti que nos educaste, gracias a ti somos lo que somos,
Y gracias a ti seré siempre una buena persona te fuiste, partiste al cielo,

Cumpliste tu misión en la tierra, ayudaste al prójimo y al necesitado,

Siempre atenta y pendiente de todo, como ignorar tantas cosas bellas, tu voz, tu sonrisa…
Hoy Padre mío, te pido con mucha humildad, escucha mi oración

Y esté atento a la voz de mis ruegos, enséñale el camino a mi madre,

Para que esté a tu lado Señor, llévala a descansar al reino de los cielos.
Madre mía, una flor sobre su tumba se marchita, una lágrima sobre tu recuerdo se evapora
Una oración por tu alma, la recibe Dios. Que brille para ti la luz perpetua, que descanses en paz.
Amén.«

Amamos mucho esta oración a mi fallecida madre en el cielo.

Una madre es una amiga a la que se puede acudir en todo momento, no importan que tan malos hijos se llegue  ser las madres siempre tienen los brazos abiertos para recibir a sus hijos.

Cuando estas madres se encuentran en el cielo, siguen siendo amorosas y siguen estando dispuestas a escucharnos, ayudarnos y seguir guiándonos.

Después de todo podremos entender que no hay mejor lugar para una madre que estar al lado del mismo Señor Dios Padre. 

¿Cuándo puedo rezar la oración?

Las oraciones se pueden hacer en todo momento.

No es netamente necesario que se eleve la voz o que se enciendan velas, sino que podamos orar desde el corazón y que la oración sea sincera. Además lo único que hay que tener es la fe viva y despierta para que nuestras oraciones lleguen a donde tengan que llegar.

Las velas, el lugar, si la hacemos en voz baja, alta o en nuestra mente, son solo detalles que podemos ir viendo en el momento, pero de cualquier forma las oraciones siempre se pueden hacer en todo momento. 

Ora esta oración para una madre fallecida con mucho amor.

Más oraciones:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…